• DOMUND: 'Sal de tu tierra'


    Todos los recursos y materiales para la celebración del DOMUND 2016
  • DOMUND: JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES


    Mensaje del Papa para la Jornada Mundial de las Misiones 2016
  • 'Sal de tu tierra'


    Lema de la jornada DOMUND 2016
  • Salir, romper con la inercia


    Presentación Jornada Domund 2016
  • El Papa sobre los misioneros


    Los misioneros son "la gloria de nuestra iglesia"
  • Francisco


    Felicita la labor de animación misionera

28/9/16

Presentación del Domund: Jornada Mundial de las Misiones

Publicado por OMP ESPAÑA  7/9/2016

SALIR, romper con la inercia

El hombre es relación: no puede vivir para sí mismo. Dios le ha hecho capaz de darse, y su realidad más profunda solo aflora y se consolida en la medida en que sale hacia el otro. La falsa seguridad que nos proporciona el no movernos de nuestro ámbito, para no afrontar dificultades imprevistas ni perturbar nuestra paz, solo lleva al estancamiento. Al contrario, salir de uno mismo puede implicar riesgos y hasta fracasos y equivocaciones, pero será siempre mejor que el “moho” que crea la instalación en nuestras comodidades. Es lo que, en términos de Iglesia, y frente a la tentación de mirar hacia dentro, ha expresado el papa Francisco: “Prefiero una Iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle, antes que una Iglesia enferma por el encierro y la comodidad de aferrarse a las propias seguridades” (Evangelii gaudium, 49).

Es cierto que los motivos para salir físicamente hacia otro lugar pueden ser muy variados. En unos casos, puede tratarse de un viaje gratificante, por motivos de placer, laborales o de estudios. En otros, tristemente, de un desplazamiento forzado y cargado de sufrimientos, como el de tantos inmigrantes y refugiados, expulsados de sus tierras por el hambre, las guerras, las ideologías totalitarias... Pero hay todavía otro “salir”, que, a diferencia del primero, no se centra en las posibles ventajas para quien lo realiza, sino que es un vencimiento del yo; y que, al contrario que el segundo, no viene provocado por imposiciones de otros, sino que es fruto de una radical libertad. Es el “salir” que nos enseñan los misioneros.
El estilo de vida de estos hombres y mujeres es una propuesta a contracorriente para la sociedad actual. En contraste con el individualismo que se pone de espaldas a las necesidades de la humanidad para centrarse en las propias —a veces, creadas—, la generosidad de los misioneros constituye una auténtica contribución social, que ayuda a ver al otro como hermano y no como enemigo, y a hacer posible que entre todos tejamos una red de solidaridad y justicia. Su entrega y disponibilidad para el servicio son el contrapunto del gran pecado de la indiferencia y una muestra evidente —y reconocida hasta por las voces más recalcitrantes— de lo que es la Iglesia que vive las exigencias del Evangelio.

Del aislamiento al encuentro

Marcelino Laurenz
Misionero navarro en Venezuela
El lema elegido para este DOMUND, en su 90 “cumpleaños” —la Jornada fue instituida por Pío XI en 1926—, está completamente en sintonía con el Magisterio de Francisco, que con tanta vehemencia nos anima a vencer comodidades y a salir. Las palabras de Dios a Abrahán, “Sal de tu tierra” (Gén 12,1), son también una invitación a nosotros, cristianos llamados a abandonar la inercia y a dejar los recintos cerrados para salir al encuentro del necesitado; es decir, a romper el círculo “de nuestra conciencia aislada y de la autorreferencialidad” (EG 8), para ser una “Iglesia en salida” (EG 24). Porque —dicho ahora con palabras de san Juan Pablo II, aunque parezcan de Francisco— “una Iglesia cerrada en sí misma, sin apertura misionera, es una Iglesia incompleta o una Iglesia enferma” (Mensaje DOMUND 1981)

El misionero es el mejor ejemplo del cristiano que deja de mirarse a sí mismo, y vence los propios egoísmos y miedos, porque se fía del Señor que le ha prometido darle “otra tierra”: la “tierra sagrada” del otro como hermano; la “tierra sagrada” del que sufre necesidad y en el que Cristo pobre se manifiesta misteriosamente. La salida de los misioneros y misioneras nace de la interiorización y no del impulso, e implica, además de esa confianza absoluta en Dios, un trabajo propio de preparación espiritual y cultural. Y no solo una vez: las que hagan falta, como vemos en tantos misioneros que han tenido que abandonar un territorio, después de mucho esfuerzo por inculturarse y ser uno más entre su pueblo, para ir a otra región donde su presencia se hace más necesaria.
El misionero “sale de su tierra” porque el Evangelio “sale de su corazón”, queriendo llegar a tantos pueblos que no han oído hablar de Cristo. Sin olvidar que, cuando se habla de la labor misionera, no hay contraposición entre evangelización y ayuda en los diversos campos de promoción de la persona, porque, como expresó el beato Pablo VI, “la actividad misionera anuncia el Evangelio y abre el camino al desarrollo humano” (Mensaje DOMUND 1970).

Sin tirar balones fuera

Año tras año, la Jornada Mundial de las Misiones nos pide que tengamos siempre presentes las necesidades del mundo y la impresionante labor callada de esos misioneros que se dejan la piel al servicio de los demás, en los lugares más olvidados o difíciles. Todo el “Octubre Misionero” es un tiempo especial para recordar que la misión es expresión de la universalidad de la Iglesia, que se preocupa también, y de manera especial, de quienes no conocen el Evangelio, en las periferias de cualquier tipo y hasta los confines del orbe. Lo que se nos solicita es que no dejemos de poner nuestro grano de arena y de confiar en Aquel que puede hacer fructificar cada mínimo gesto realizado en favor de esta tarea inmensa.

El DOMUND nos anima a colaborar con nuestra oración y nuestra ayuda económica, pero también a que cambiemos las actitudes que nos encierran en las preocupaciones particulares, por las que ensanchan la mirada y el corazón a los horizontes de toda la humanidad. No vale tirar balones fuera, convirtiendo esto en un deseo etéreo, porque hablamos de un paso bien concreto y posible: “«salir», como discípulos misioneros, ofreciendo cada uno sus propios talentos, su creatividad, su sabiduría y experiencia en llevar el mensaje de la ternura y de la compasión de Dios a toda la familia humana”, según dice el papa Francisco en su Mensaje para esta Jornada. Es hacer de la propia vida un don gratuito, un signo de la bondad del Señor.
Permitir que, a través de nuestras obras de misericordia, alcance a los demás esa ternura del amor materno de Dios es el primer “movimiento misionero” que podemos abrigar en nuestro interior. Pero es que realmente el mundo, cada persona, tiene ansia de Dios, y no logrará saciarla si nosotros, individual y comunitariamente, “en Iglesia”, no le ofrecemos la palabra que se lo anuncie. Si esto es así respecto a nuestro entorno inmediato, cómo no iba a serlo cuando se trata de cumplir el mandato misionero del Señor y de hacer efectivo el derecho de todas las personas y culturas de recibir el anuncio de la salvación que transforma la vida.

Por eso, es inevitable escuchar el “Sal de tu tierra” como una invitación a plantearse y, en su caso, acoger la vocación misionera. Es necesario que haya nuevas personas abiertas y dispuestas a “pasar a la otra orilla”, urgidas por todos esos pueblos que aún no han oído hablar de un Dios que es amor, bondad y ternura. Hacen falta más testigos de Jesucristo que salgan “de su patria y de la casa de su padre” para recorrer los caminos del mundo y llegar a todas esas periferias que necesitan la luz del Evangelio, y especialmente a los pobres. También esto forma parte de nuestra responsabilidad misionera: pedir al Señor que nos envíe vocaciones para la misión ad gentes y nos impulse a todos a dejar atrás la inmovilidad, para participar en una renovada “salida” misionera de la Iglesia.

Rafael Santos
Director de Illuminare

Recursos:

26/9/16

2ª Javiera con Inmigrantes


El pasado domingo, 25 de septiembre, cerca de 400 emigrantes residentes en Pamplona, Tudela, Milagros y San Sebastián, participaron en la 2ª Javierada con Inmigrantes que organiza la Delegación de Misiones e Inmigración con la colaboración de la Delegación de Inmigraciones de San Sebastian. Este año ha habido participantes de India, Camerún, Costa de Marfil, Kenia, Congo, Guinea, Colombia, Bolivia, Chile, Rumanía y México.

La Javierada, bajo el lema: “Por la paz y la acogida”, dio comienzo con el Vía Crucis desde Sangüesa a Javier, que este año se caracterizó por el colorido de  banderas de 25 países. Otra nota de color la aportaron los niños que participaron con gran alegría en todos los actos.

A la llegada a Javier, tras el saludo del Delegado de Misiones D. José Mª Aícua, nos hicimos la tradicional fotografía ante el castillo del Patrono de las Misiones. Para, acto seguido, participar en el encuentro: “Razones para la esperanza”, dónde, desde una visión realista de la situación de los inmigrantes en los países donde viven, de manera especial en la zona norte de España, se nos animó a todos a asumir el reto de la convivencia y el respetando entre las diferentes culturas y tradiciones. Como dice el Papa Francisco, para construir la cultura de la convivencia, la paz y el diálogo.

El momento de encuentro profundo se dio en la celebración de la Eucaristía en la Basílica de Javier, celebrada por el delegado de Misiones y el superior de los Jesuitas, donde destacaron los niños y la música africana que llenó de alegría y fe compartida la celebración.

A partir de las dos de la tarde los participantes se dispersaron por Javier para compartir comida y juegos con los niños, que disfrutaron de un día caluroso a pesar estar en septiembre y con lluvia anunciada.

La tarde fue una gran fiesta de las naciones, llena de cultura y folclore con bailes tradicionales de África, Bolivia, México, España, India y Ecuador.

Y la vuelta a casa, ente despedidas y agradecimientos, nos dejó a todos con ganas de más. Gracias a todos los que hacéis posible este encuentro de hermandad, y… ¡Os esperamos para el año que viene!


13/9/16

VII Encuentro de Misión y Contemplación

“Id por todo el mundo
y anunciad el Evangelio”
Mc 16,15


3 de octubre, lunes 
Fiesta de Santa Teresita de Lisieux

Programa:
  • 09:00h. Salida de Labrit (junto a plaza de toros)
  • 10:00h. Monasterio de la Oliva
    • Oración. Charla: “Sentido de la vida contemplativa”
  • 11:00h. Visita del monasterio
  • 13:00h. Eucaristía
  • 14:30h. Comida fraterna
  • 16:30h. Visita del castillo de Marcilla
  • 18:00h. Monasterio Agustinos Recoletos.
    • Museo, visita y vísperas
  • 19:30h. Regreso a Pamplona
Convocatoria
Red de Marta y María: Roperos y Mercadillos de Navarra y Ayuda al Tercer Mundo Medicamentos

Estimados amigos/as:
Como ya es tradicional al comienzo del nuevo curso, la Delegación de Misiones organiza el Encentro de Misión y Contemplación, coincidiendo con la fiesta de Santa Teresita de Lisieux, Copatrona de las Misiones junto a San Francisco Javier.

Es la mejor manera de comenzar el OCTUBRE MISIONERO, lleno de actividades y encuentros con motivo del DOMUND 2016, el próximo 23 de octubre, con el lema: “Sal de tu tierra”.

Esperamos que este encuentro nos ayude a sentirnos más misioneros y a seguir siendo testigos del evangelio orando y trabajando junto a nuestros más de 800 misioneros.

Inscripción:
948 227 400
delegación@omp-pamplona.org

XXX Encuentro de Animación de la Zona Norte


8 de octubre de 2016

El próximo día 8 de octubre, sábado, tendrá lugar en Vitoria el XXX Encuentro de Animación de la Zona Norte, en la Parroquia San Joaquín y Santa Ana (Salbura), C/ Viena, 4.

El programa será el siguiente:

  • 10:00h. Acogida. Oración. Presentación
  • 10:30h. Charla conferencia: “Un breve vistazo a la situación de los refugiados en el mundo. D. Javier Galparsoro, Presidente de CEAR EUSKADI.
  • 11:30h. Descanso
  • 12:00h. Mesas de experiencia y puesta en común
    • Ser misionero/a en los campos de refugiados
    • La acogida aquí a los refugiados/as
    • Voluntarios junto a los refugiados
    • Interculturalidad
    • Testimonio de una persona refugiada.

  • 14:00h. Comida y sobremesa
  • 16:00h. Presentación del DOMUND. “Sal de tu tierra”. Materiales
  • 17:00h. Oración final y despedida del encuentro

Destinatarios: Diócesis de Bilbao, Calahorra y La Calzada-Logroño, Pamplona y Tudela, San Sebastián, Vitoria. Grupos parroquiales, agentes de pastoral, profesorado de religión, catequistas y educadores, miembros de Institutos de Vida Consagrada, voluntariado, misioneros regresados, personas con inquietud misionera, movimientos de apostolado y cofradías.

Inscripción y matrícula
Antes del 28 de septiembre. Matrícula: 20 euros.
Organiza: Delegación de Misiones de Vitoria



Javierada con inmigrantes



25 de septiembre

El próximo 25 de septiembre, domingo, tendrá lugar la JAVIERADA CON INMIGRANTES con el lema: “Por la paz y la acogida, con los invisibles y sin voz”.
El programa será el siguiente:
  • 10:00h. Vía Crucis desde Sangüesa
  • 12:00h. Encuentro: “Razones para la esperanza”
  • 13:00h. Eucaristía de las Naciones
  • 14:00h. Comida (cada uno lleva la suya)
  • 16:00h. Bailes Tradicionales: África, Bolivia, México, España, India, Ecuador
  • 18:00h. Salida desde Javier
Si quieres participar puedes llamarnos al 948227400 hasta el jueves 22 de septiembre.

Organiza: Arzobispado de Pamplona y Tudela / Delegación de Inmigración / Delegación de Misiones.


27/7/16

Revista Misioneros de verano


El decimocuarto viaje internacional del pontificado ha conducido al papa Francisco al Cáucaso, concretamente a Armenia, “la primera nación cristiana”. A este asunto dedica sus páginas centrales la revista Misioneros de verano. En las pocas más de 50 horas que ha durado la visita –la primera etapa de un periplo que a finales de septiembre le llevará también a los países vecinos de Georgia y Azerbaiyán-, Francisco ha ofrecido un sentido tributo a las víctimas del que fue el primer genocidio del siglo XX y que se cobró la vida de entre 1,2 y 1,5 millones de personas de esta nación. “Rindo homenaje –dijo el Papa- al pueblo armenio, que, iluminado por la luz del Evangelio, incluso en los momentos más trágicos de su historia, siempre ha encontrado en la cruz y la resurrección de Cristo la fuerza para levantarse de nuevo y reemprender el camino con dignidad”. Durante la estancia, el Santo Padre también ha tenido la oportunidad de estrechar lazos con la Iglesia apostólica armenia, a la que pertenece el 95% de los tres millones de habitantes del país.

Perú y las elecciones que el pasado 5 de junio han tenido lugar en el país andino son el tema que la revista Misioneros aborda en el reportaje de su sección “Primer Plano”. Unos comicios que han sido los más reñidos de cuantos ha vivido la nación en toda su historia. 42.597 papeletas, de un total de 17,1 millones, son las que han dado la victoria a Pedro Pablo Kuczynski (Peruanos por el Kambio, PKK) sobre Keiko Fujimori (Fuerza Popular). El nuevo presidente tiene de peruano lo justo. De hecho, es considerado un “gringo simpático” por gran parte de la población. La corrupción y la inseguridad serán los dos grandes retos a afrontar por Kuczynski.

La sección “Iglesia a fondo” de Misioneros está dedicada a la Pontificia Unión Misional (PUM); la más joven de las Obras Misionales que, sin embargo, celebrará el 31 de octubre de este 2016 su más redondo cumpleaños, su primer siglo: ¡100 años de vida! Hoy, la PUM, que surgió para animar a los animadores, para ser el despertador de la conciencia misionera, continúa realizando un esfuerzo constante de sensibilización entre los sacerdotes, religiosos, religiosas y animadores de las comunidades cristianas, para que el ideal misionero se traduzca en formas adecuadas de pastoral y catequesis.

La revista Misioneros completa su oferta informativa con una interesante entrevista a un misionero en China o el testimonio del primer sacerdote nativo de Mongolia. Sin olvidar sus habituales secciones de “Cultura”, “Carismas Misioneros”, “Tribuna”, “Editorial”…

19/7/16

XXIII Encuentro de Misioneros navarros en Javier



El pasado viernes, 15 de julio, se celebró en Javier el Encuentro de Verano con los misioneros navarros y sus familiares. Cumpliendo con el programa salimos de Pamplona a las 9:30h bajo un sol generoso que abrazaba al Casco Viejo con resaca aún de los San Fermines.

Javier, bajo un cielo azul intenso, nos acogió bajo la mirada del Castillo misionero vestido de luz y piedra cálida.

Al abrigo de nuestros hermanos los Jesuitas, que como siempre nos hacen saber que estamos en nuestra casa, comenzó la jornada con una oración matutina.

Como ya es tradicional nos fuimos presentando todos, aunque algunos ya son caras conocidas en estos encuentros. Antes de comenzar con la mesa redonda de testimonios, el Delegado de Misiones José Mª Aícua hizo una reflexión sobre la situación social en Navarra: el índice de inmigración, la secularización e indiferencia religiosa, la fragilidad de la familia en una sociedad que la desampara, la falta de vocaciones que cojan el relevo… Para concluir que hoy, lejos de lo que muchos se empeñan en decir, es más necesario que nunca el testimonio de la fe vivida, celebrada y anunciada. Los misioneros siguen siendo testigos muy valorados en esta sociedad que sigue reconociendo los valores y la coherencia cuando los tienen delante. Por otra parte, el voluntariado es un signo de esperanza, sobre todo porque hace que los jóvenes “conecten” con un Dios que es camino, verdad y vida.

Acto seguido tuvo lugar la mesa redonda que este año estaba formada por Ángel de la Victoria, misionero Javeriano en Camerún, que nos habló de las dificultades del diálogo interreligioso con el mundo islámico, y de cómo a pesar de ello es posible y necesaria la convivencia; Monserrat Simón, Franciscana de María en Túnez, que la igual que Ángel nos hizo ver que a pesar de las dificultades el misionero está llamado no sólo a anunciar un mensaje sino a ser testigo de amor de Dios, un amor que se encarna con misericordia, y es desde ahí desde dónde se rompen la barreras para la convivencia. La mesa la cerró Ana Hugalde, amiga y voluntaria incansable de la Delegación de Misiones, que ha decidido hacer una experiencia de un año en territorio de misión. Ana habló emocionada de cómo, sobre todo este año, se le fueron cerrando las puertas por cada iniciativa que tomaba para hacer una experiencia misionera, hasta el punto de no llegar a “entender a Dios” por parecer que cerraba más que habría posibilidades. No faltaron momentos duros, como el de su enfermedad o quedarse en paro, y al verse obligada a serenar el paso descubrió en medio de las dificultades, y no en otro sitio, que era eso precisamente lo que le faltaba: la calma necesaria que dejara reposar su interior turbado y reconociera en ella misma una respuesta que ya estaba pero no veía. “Todo me ha cambiado, Dios urge y concede la paz al mismo tiempo. Soy feliz y quiero vivir en primera persona “la misión” que he mamado desde pequeña.”

Durante el turno de preguntas, nos acompañó D. Francisco Pérez, nuestro Arzobispo, que agradeció la labor de los misioneros como testigos veraces del Evangelio en un mundo cada vez más falto de amor y misericordia.

A las 13:00h. Celebramos la Eucaristía en la capilla del Castillo de Javier, presidida por D. Francisco y animada por el Delegado de Misiones junto a sacerdotes misioneros. Los colores de los pañuelos de Infancia Misionera que se entregaron en el ofertorio nos recordaron durante la celebración que hay muchos motivos para la esperanza y mucho trabajo por hacer.

La comida, como siempre, fue momento de amistad compartida y alegría. Este año la sobremesa fue especial pues el joven mexicano Miguel Razo, voluntario para Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia, nos ofreció una rutina de magia evangelizadora que nos dejó a todos con la boca abierta. El ágape terminó con la entrega de homenajes a los misioneros y misioneras que celebraban sus bodas de oro, y el reconocimiento a los ponentes de este año. D. Francisco les entregó a cada uno un libro de los Carteles del Domund 1941-2015 de OMP y un díptico de San Francisco Javier y el Cristo de la sonrisa.

La tarde comenzó con la presentación del Itinerario Espiritual en Javier  a las sombra del busto de Juan Pablo II, en la plaza del Castillo, que terminó con la renovación bautismal en la Parroquia de la Asunción, en la misma pila donde se bautizó al Patrono de las Misiones San Francisco Javier.

Para cerrar el encuentro los misioneros pudieron visitar la Exposición de las Misioneras de Cristo Jesús y las Reducciones Jesuíticas del Paraguay.

La despedida, como siempre, fue entre abrazos y agradecimientos, porque si hay algo que caracteriza a los misioneros es que son muy cariñosos y agradecidos.

Desde la Delegación de Misiones y OMP, agradecemos el trabajo de todos los que hacen posible este encuentro y te invitamos a participar el verano que viene, o durante todo el año en las actividades misioneras que tenemos preparadas: ¡tú decides! 

Fotos del encuentro