• "SÍGUEME"


    22 de enero: Jornada de Infancia Misionera 2017
  • INFANCIA MISIONERA


    Demos voz a los niños, son parte de la Iglesia y parte importante
  • ¿QUÉ ES INFANCIA MISIONERA?


    Una obra del Papa que promueve la ayuda recíproca entre los niños del mundo
  • ¿CÓMO AYUDA INFANCIA MISIONERA?


    Con cerca de 17 millones de euros de ayudas enviadas y más de 2.700 proyectos atendidos
  • ¿CÓMO PUEDES AYUDAR?


    Tu donativo servirá para que miles de niños puedan llevar una vida digna

11/1/17

Opción por lo pequeño

Por Anastasio Gil
Director de OMP en España

La celebración de la Jornada de Infancia Misionera el cuarto domingo de enero es una invitación a las comunidades eclesiales, donde los niños se están iniciando en el conocimiento de Jesús, la celebración sacramental, el aprendizaje de la vida evangélica, y el compromiso apostólico y misionero. La Jornada de Infancia Misionera 2017, con su lema "Sígueme" incide especialmente en la tercera dimensión, la práctica de la vida cristiana, siguiendo el rastro de Jesús.

El 22 de enero con la Jornada de Infancia Misionera, la Iglesia en España invita a los fieles a remansar la mirada en los más pequeños y celebrar con ellos una jornada misionera. Apenas cerrado el tiempo de Navidad, en el que hemos contemplado a Dios hecho niño, se enciende una nueva luz que ilumina la expresión de estos pequeños: ahora es en sus caras donde seguimos contemplando el rostro de Dios.

Los niños, los más vulnerables
Esa contemplación de los niños y de su fragilidad suscita en los mayores una especial cercanía y complicidad. Cualquier noticia que denuncia su sufrimiento y exclusión es causa de dolor y de compromiso por subsanar estas situaciones. Niños abandonados, sometidos a trabajos físicos más allá de sus capacidades y de sus derechos, víctimas de comercio o de la droga...; realidades que parecen no tener remedio, porque la frecuencia y diversidad de estos atropellos se multiplica, a pesar de las denuncias y alarmas sociales. 

Tal es la repercusión que esta indefensión tiene en la sociedad que en 1924 se hizo pública la Declaración de los Derechos del Niño de Ginebra, y hace exactamente 70 años nació UNICEF. También en España se ha aprobado una Ley de la Infancia. Pero se vuelve a constatar la fractura entre la legislación y el egoísmo de algunos sectores de la sociedad. Basta asomarse a los medios de comunicación para comprobar que, pese a estas cautelas legislativas y tantas declaraciones de condena, la infancia sigue siendo víctima de la violencia doméstica, el tráfico de órganos, el trabajo inapropiado, el abuso sexual o la eliminación de los concebidos no nacidos.

De nuevo es necesario asomarse al Evangelio y descubrir que, para Jesús, los niños son más que seres dignos de respeto y protección, objeto de atención personal, educativa y social. Hay un plus que brota de la novedad del Evangelio: los niños pasan a ser protagonistas de su propio destino. En la mentalidad judía, pertenecían a la categoría de los “sin dignidad”. Pero Jesús realiza un cambio jerárquico, colocando en el centro del anuncio a las categorías marginadas. Así, el niño aparece en el punto de partida y de llegada del Reino.

Dar y recibir, siguiendo a Jesús
Muy a menudo, este Reino que Jesús describe en las parábolas se compara a algo muy pequeño que llegará a ser muy grande: la semilla de mostaza, el grano de trigo, la pizca de levadura... Jesús mismo quiso vivir la experiencia de la infancia, pasando treinta años en la sencillez y el ocultamiento. Su ejemplo ha sido secundado por la Iglesia. Clara manifestación de esta opción es la Obra que nació en 1843, cuando el obispo de Nancy (Francia), Mons. Forbin-Janson, descubrió en los niños de su diócesis el medio más eficaz para cooperar en la evangelización de los más pequeños. Ahora son más de 130 los países donde los niños, por una parte, reciben de Infancia Misionera las ayudas necesarias para evitar tantas situaciones dramáticas; pero, además, ellos mismos asumen el compromiso de ayudar a otros niños, convirtiéndose, efectivamente, en protagonistas de una bonita historia de solidaridad.

Los frutos no se hacen esperar, porque en el carisma fundacional se contempla el don de la reciprocidad. No hay unos, ricos, que dan y otros, pobres, que reciben. Todos, los de aquí y los de allá, dan de lo que tienen. Y, en muchos casos, más de lo que tienen, porque implican a los mayores en este ejercicio de donación. También reciben, y mucho. Porque el niño de Infancia Misionera recibe ante todo la oportunidad de salir de sí mismo e iniciar el recorrido de la fe, con sus educadores, catequistas y padres.

El itinerario se inicia el primer domingo de Adviento. Ellos tienen la oportunidad de descubrir cómo resuena la voz de Jesús, que cada domingo les dice al oído: “Sígueme”. Esta primera etapa culmina saliendo a las calles como “sembradores de estrellas”. A la vez, van preparando la “hucha del compartir”. Pasada la Navidad, se inicia la recta final, hasta la gran celebración del 22 de enero, cuando los pequeños presentan en la eucaristía las huchas repletas para los niños que más lo necesitan y, a cambio, reciben la mirada de complicidad de Jesús, que les anima a seguir subiendo por la escala del “Sígueme”, como muestra el cartel de la Jornada.

27/12/16

LA NAVIDAD DE LOS SENCILLOS

Carta de Navidad de Mons.. Francisco Pérez, Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela.

Cuando era niño recuerdo con gran gozo las fiestas de Navidad. Eran días llenos de un admirable recuerdo del Niño Dios. Preparaba con mi familia el Belén en uno de los rincones de nuestra humilde casa. Buscábamos las formas mejores para adecentar el ambiente de las figuras que miraban hacia el Portal de Belén. Las luces intermitentes de varios colores daban la impresión que estábamos celebrando una fiesta llena de paz y amor. No faltaban los momentos de oración que hacíamos, de modo sencillo, con mis hermanas y con mis padres mirando el misterio más impresionante del Hijo de Dios que se hizo igual a nosotros, excepto en el pecado, y que reflejaba en su rostro todo su amor por nosotros los seres humanos.

En las familias se sentía la alegría que venía musicalizada con los alegres y gozosos villancicos. No faltaban los manjares y dulces de los mazapanes que acompañaban con gusto saludable a los postres de la comida o cena. Pero lo que más me admiraba era sentir que festejábamos un evento importante, tan importante que sentía una presencia especial de Dios que me amaba intensamente. A medida que iba pasando el tiempo de Navidad notaba que Dios no era una idea o un puro sentimiento sino un Niño que había nacido en Belén rodeado de los más humildes y sencillos. Este Niño lloraba o sonría como los demás niños; sentía el calor o el frío como los más pobres; con sus tiernas manos se frotaba los ojos como cualquiera de nosotros; dormía y se despertaba con los mismos ademanes que cualquier ser humano. Y este ¿era Dios? ¡Qué gran misterio y que gran regalo nos hizo viniendo a estar entre nosotros!

La Navidad me daba seguridad y por todos nuestros poros se hablaba de paz y en todos los corazones se sentía mayor amor. Y es que era Dios entre nosotros. Un Dios sencillo y lleno de ternura. Así comprendí que para “ver a Dios” convenía ser sencillos y humildes. Recuerdo que un día pasó por mi casa una persona que había perdido un ser querido. Yo no hacía otra cosa que mirar a mí madre para ver cómo reaccionaba. Con la sencillez de una madre le consolaba, le abrazaba y le aconsejaba. Cuál fue mi sorpresa cuando le dijo: “Mira y contempla a la Virgen que sufrió en Belén y cuando al pie de la Cruz perdió a Jesús… y verás que ella te ayudará a sobrellevar estos momentos”. No hay consuelo mayor que vernos reflejados en la vida de Jesús. Lo mismo que hizo en Belén la Sagrada Familia, eso mismo hace posible que miremos nuestra vida de otra manera y esto es lo más saludable, tan saludable que da sosiego al corazón. Sólo de los sencillos y humildes es el Reino de Dios.

Estamos en Navidad y por mucho que festejemos con las luces de colores o con los manjares más exquisitos nada hay comparable a la ternura de Dios que se acerca como un Niño a decirnos: “No tengas miedo, estoy contigo; lo que te pasa en la vida ya lo he experimentado yo”. Esto me hace recordar a tantos que sufren en los países en guerra. Basta mirar a Medio Oriente y nos quedamos aturdidos por las noticias tan atroces que nos comunican. Ellos nos piden que les recordemos y que les apoyemos con nuestra plegaria para que sepan vencer con fortaleza todas las situaciones adversas, ante tantas muertes provocadas por el odio y ante tanta miseria producida por los bombardeos.

Quiero felicitar la Navidad a todos pero disculpad que lo haga sobre todo a los que viven faltos de paz, a los que comen lo mínimo una vez al día, ante los que escuchando los improperios de los asesinos mueren perdonando, ante los que desamparados de amor entregan su vida por amor, ante los que faltos de expectativas humanas siguen esperando contra toda esperanza, ante los que mueren en silencio porque no han tenido posada en este mundo y ante los que sin saberlo son los preferidos de Dios. ¡¡¡Feliz Navidad a todos por los que ha venido el Señor!!!

15/12/16

Ronda de villancicos 2016 en el Arzobispado de Pamplona




La Plaza de Santa María la Real, dónde se encuentra el Arzobispado de Pamplona y Tudela, se colapsó ayer, 14 de diciembre de 2016, con la ronda de Villancicos que tradicionalmente organiza cada Navidad la Delegación de Enseñanza.

La ronda comenzó con un saludo para todos los niños y niñas que representaban a los colegios que se fueron presentando entre gritos de: ¡aquí estamos!. Acto seguido D. Francisco Pérez saludó a los  escolares y les recordó que no sólo es importante celebrar esta fiesta con fe, sino que además tenemos que acordarnos de tantos niños y niñas que lo pasan mal. Les invitó a ser solidarios, desde sus posibilidades, y a ser buenos y felices en sus familias. Los más mayores del “cole” representaron el nacimiento y la llegada de los reyes magos como inicio de la tanda de villancicos que terminó con una chocolatada.

Un buen punto de partida para ir “calentando motores” para la Ronda de villancicos de Sembradores de Estrellas, que se celebrará el próximo domingo recorriendo el centro de la ciudad de Pamplona. Si más estrellitas hemos entregado desde la Delegación de Misiones, más estrellitas nos siguen pidiendo las parroquias.

Ojalá el domingo se llene Pamplona de estrellitas misioneras para acoger al niño Jesús en cada corazón. Ese día nos acordaremos de todos nuestros misioneros, daremos gracias por ellos y rezaremos para que sigan anunciando con alegría y sencillez el amor de Dios allí dónde se encuentran…  Y si de tanto niño sale algún misionero o misionera… GENIAL !!!!


Presentación de los colegios
Saludo de D. Francisco Pérez a los niños y niñas

5/12/16

Homenajes Misioneros 2016



El pasado sábado 3 de diciembre, durante la Fiesta de San Francisco Javier, Patrono de las Misiones, se entregaron los Homenajes que tradicionalmente el Arzobispado de Pamplona y Tudela, a través de la Delegación de Misiones y OMP, hace a personas, grupos e instituciones que representan la labor misionera de la Diócesis. 

Este año los homenajeados han sido los siguientes: 
  • “Grupo Atardecer”, por el voluntariado de  adultos que bajo el carisma de Santa Teresa de Calcuta, ejercen su labor voluntaria en Calcuta durante todo el año, representado por José Bengoa y Ángeles Ochoa
  • David Pérez, que representa a los más de 500 voluntarios que cada año hacen posible las Javieradas
  • el misionero Jesús Jimeno, que fue misionero en la R.D. del Congo y representa a los más de 200 misioneros retornados a la diócesis
  • las Esclavas Misioneras de Jesús, como Instituto de vida consagrada totalmente entregado a la misión Ag Gentes, fundado en 1954 en Milagro, Navarra, por el sacerdote diocesano Quintín Mugueta junto con la Madre María Teresa Azpíroz
  • Semanario diocesano LA VERDAD, por su compromiso con la difusión misionera en la diócesis
  • Ana Hugalde, joven navarra, que desde hace muchos años ha ejercido de voluntaria en diversos grupos de la diócesis, últimamente más vinculada a la Delegación de Misiones y las Javieradas, y representa al voluntariado misionero. 
Junto con el Diploma Homenaje este año recibieron de manos de D. Braulio Rodríguez Plaza, Presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, un cristo de bronce y el libro “Los carteles del Domund 1941-2015 de OMP. 

Al terminar la misa, D. Francisco Pérez, nuestro Arzobispo, como gesto de agradecimiento y cariño,  hizo entrega de una figura de bronce del Cristo de la Sonrisa de Javier, a D. Braulio Rodríguez. Un año más la Fiesta de San Francisco Javier fue homenaje, reconocimiento, envío y compromiso con la Misión.


Fiesta de San Francisco Javier, Patrono de las Misiones y de Navarra.



El pasado sábado, 3 de diciembre, se celebró en el Auditorio Juan de Jasso de Javier, a las 12:00h. la Fiesta de San Francisco Javier, Patrono de las misiones y de Navarra. La celebración fue presidida por D. Braulio Rodríguez Plaza, Presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, junto a D. Francisco Pérez, Arzobispo de Pamplona y Tudela, y D. Juan Antonio Aznárez, Obispo Axiliar de ésta diócesis, y animada por D. José Mª Aícua, Delegado de Misiones y Director de OMP en Navarra. Durante la Eucaristía, como ya es tradicional, se impusieron los crucifijos misioneros como señal de envío. 

Este año los misioneros y misioneras han sido: Ana Hugalde con MISEVI a Honduras; Rafael Muñoz, laico de la Delegación de Misiones de Madrid sin confirmar destino; Juan Antonio López, laico con OCASHA-CCS, sin confirmar destino; Carlos García, laico con OCASHA-CCS, sin confirmar destino; José Vicente Rodríguez, laico de la diócesis de Ciudad Real, sin confirmar destino; Claudinea Soares, Misioneras del Santísimo Sacramento, a Portugal; Davinia Martínez, Misioneras del Santísimo Sacramento, a España; Yolanda Limachi, Misioneras del Santísimo Sacramento, a Bolivia; Edna Carina, Misioneras del Santísimo Sacramento, a México; Mark Angelo Ramos, Misionero del Verbo Divino, a España; Jovita Robles Tenorio, con Verbum Dei, a España; Jovita Robles, con Verbum Dei, a España; Emilio Salado, Hermano de la Salle, a Perú y Marta Julica, Franciscana Purísimo Pastor, a Mozambique. Al terminar la celebración dio comienzo el Concierto del día de Navarra, como homenaje a los misioneros navarros, que se inició con la entrega de Homenajes Misioneros 2016. Este año los homenajeados han sido: el Grupo atardecer en representación del Voluntariado en Calcuta, David Pérez en representación de los más de 500 voluntarios de las Javieradas; las Esclavas Misioneras de Jesús como Instituto de Vida Consagrada de fundación Navarra; Semanario Diocesano LAVERDAD, por su difusión misionera en la diócesis, y Ana Hugalde, voluntaria misionera. 

El concierto lo llevaron a cabo la Asociación Cultural Musical Estella y la Coral Ereintza Abesbatza de Estella. 

El día terminó con una comida fraterna en la casa de nuestros hermanos los Jesuitas de Javier, donde no faltaron momentos entrañables entre canciones y risas que dejan ver que la misión más que un compromiso es una tarea gozosa.

Imágenes del Encuentro


































2/12/16

Misionero por el mundo en Mozambique

“Misioneros por el Mundo” presentará mañana los rostros de tres nuevos misioneros, tres nuevas historias de las 13.000 de entrega y generosidad que protagonizan los misioneros españoles en distintos lugares del mundo. 

El programa de mañana regresa a Mozambique en este caso al sur, donde viven el sacerdote mercedario Juan Carlos Cabrera; la religiosa Pilar Boves, de las Hijas de María Madre de la Iglesia; y el franciscano Enrique Bascones.


Juan Carlos Cabrera nació el 30 de julio de 1965, en El Puig (Valencia). Trabaja en la diócesis de Xai-Xai, que preside un obispo nativo (Lucio Andrice Muandula), ayudado por un obispo español, el también mercedario Alberto Vera, al que hemos podido ver en otro programa de “Misioneros por el Mundo”. Según los últimos datos (de 2014), casi el 18 % de la población de Xai-Xai (1.700.000 habitantes) es católica. La diócesis cuenta con una treintena de parroquias atendidas por otros tantos sacerdotes, entre ellos Enrique Bascones,nacido el 6 de abril de 1941 en Payo de Ojeda (Palencia). El padre Bascones, misionero Franciscano, dirige un centro nutricional que atiende a niños enfermos, también será uno de los protagonistas del programa de mañana.

La misionera Pilar Boves, es asturiana. Después de sus destinos misioneros en México y Colombia, se encuentra en Mozambique desde hace tres años. Allí atiende una “escolinha” comunitaria a la que asisten unas 60 “criancinhas” de 3 a 5 años, y donde se atiende también a muchas madres. En un testimonio enviado a OMP en 2014 desde Moamba, confesaba que vive alegre “en este pequeño pueblo, con gentes que tienen muy pocos bienes materiales (carecen incluso de agua, que recogen del río), pero que poseen la riqueza del corazón y un sentido de compartir muy grande”.